El miércoles por la tarde, Natalia se paró delante de Carmen Barbieri, Walter Nelson, Luli Fernández, Santiago do Rego y Marisol Otero para responder una serie de preguntas que la acercarían al objetivo final: ganar el premio que ofrece Los 8 escalones del millón (eltrece). Su comienzo fue accidentado, porque respondió de manera incorrecta la primera pregunta. Sin embargo, dio el batacazo y se consagró como ganadora.

El programa de Guido Kaczka tiene la particularidad de que los participantes pueden avanzar en la competencia por dos motivos: si responden bien y si un compañero los elige para subir al próximo escalón. En las distintas instancias, el conductor repasa las historias de cada uno, para que no solamente los conozca el público y los jurados, sino también para que el resto pueda saber a quién se enfrenta y elegir a quién salvar.

Natalia tiene 37 años, vive en Morón con su familia y tiene un emprendimiento de pastelería (Foto: Captura de video)
Natalia tiene 37 años, vive en Morón con su familia y tiene un emprendimiento de pastelería (Foto: Captura de video)

Fue así como presentó a Natalia, de 37 años, que vive en Morón con su esposo y sus hijos. Comentó que tenía un emprendimiento de pastelería creativa y tras dar estos datos le hizo la gran pregunta: “¿Y el millón para qué sería?”. Tímida, pero segura, ella contestó: “Tenemos que construir una casa. En época de pandemia nosotros perdimos la nuestra, y el millón sería para construirla de cero”.

Si bien empezó con algunos traspiés, rápidamente encontró el rumbo y fue así como se convirtió en la primera finalista de la edición del miércoles y tuvo la oportunidad de elegir a la persona que la acompañaría en el último escalón. Sumó a Roberto y ambos disputaron una reñida final donde ella llevaba una leve ventaja.

La última pregunta estuvo a cargo de Luli Fernández y si ella acertaba, se consagraba campeona. La panelista de Socios del espectáculo (eltrece) leyó: “¿De qué país es oriunda la supermodelo Gisele Bündchen?” y las opciones eran Puerto Rico, Brasil, Canadá y México. Mientras Roberto optó por decir que era puertorriqueña, Natalia se inclinó por decir que era brasilera y efectivamente estuvo en lo correcto.

“¡Natalia ganaste un millón que no te lo saca nadie! En este fin de año tiene su millón de pesos”, anunció Guido mientras una lluvia de destellos dorados inundaban el estudio. Pero la participante no salía de su asombro y las lágrimas le brotaban de los ojos. “¡Lo hiciste!”, la felicitó el conductor. Pero ella lo sorprendió con su comentario. “¿Puedo subir?”, le preguntó en referencia al último escalón, a ese que todos quieren llegar. “¡Claro! Ese es tuyo”, le aseguró Kaczka.

“¿Habías ganado algo alguna vez?”, quiso saber. “No, la verdad que no. Me tiembla todo el cuerpo”, comentó ella mientras intentaba entender lo que acababa de suceder. “Y sí, Natalia, la verdad, un juego fantástico. Ella llegó, eligió que suba Roberto en una muy buena final con diferencia de dos luces”, remarcó Guido, al repasar el recorrido que hizo para llevarse el premio.

Pero después de las lágrimas llegaba la pregunta que todos quieren escuchar, esa que redobla las chances de llevarse más dinero a casa. “¿Qué hacés?, ¿volvés mañana a la tarde por dos millones?”, la interrogó Guido, y sin dudarlo la flamante campeona, que usará el premio para construir su casa, sostuvo: “Vuelvo Guido”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí